Mediante el MIEDO, en apenas un año se han llevado a cabo políticas que en condiciones normales nos parecerían impensables. Confinamiento de toda la gente en sus casas, represión policial, estados de alarma, control absoluto de los grandes medios de comunicación, implantación de censura informativa a nivel planetario, silenciamiento de cualquier voz disidente con campañas de descalificación, ausencia de debate, campañas de desinformación, utilización de fondos del Estado sin ningún control, así como el intento de una vacunación obligatoria a nivel mundial.

El poder siempre ha utilizado las crisis para instaurar un control totalitario sobre la población. Es lo que se llama la doctrina del shock, descrito por Naomi Klein,
en la que, a través de impactos en la psicología social a partir de desastres o contingencias y aprovechando la confusión y conmoción generales se puedan llevar a cabo reformas impopulares.

Sub Heading

Tellus enim feugiat, magna, pede lectus magna nibh quis, proin vestibulum posuere vel.